La alta competitividad y el mercado tan cambiante ha provocado que las empresas se preocupen por desarrollar planes para la labor comercial, las estrategias que se encuentran dentro de este tipo de planes tienen la finalidad de generar el éxito dentro de cualquier empresa, en este caso, de aquellos dedicados al servicio. Los restaurantes deben de comprender que hoy en día ya no es suficiente sólo recurrir a la publicidad de boca en boca para generar ventas. La gestión comercial necesita de planificación y herramientas basadas en las investigaciones que se realizan dentro del restaurante en cuanto a su organización, al mercado, al público objetivo y todos los indicadores al que va dirigida la empresa.

Otro elemento que juega un papel muy importante dentro la gestión corporativa es el uso de tecnología que permita facilitar y agilizar el trabajo de las personas que laboran dentro del restaurante, como lo es el uso de un sistema erp que ayude también a gestionar las oportunidades comerciales y las ventas. La planificación de un plan de gestión comercial debe de estar compuesta del análisis y del uso de innovaciones tecnológicas, para esto, se debe de tomar en cuenta a todos los trabajadores de todos los departamentos que componen el organigrama del restaurante.

El primer paso siempre será el análisis de la situación actual del establecimiento de comida, con la finalidad de conocer a detalle todo aquello que puede afectar el crecimiento de la empresa, al igual que determinar qué estrategias son las más relevantes. Para esto, se debe de trabajar y cuestionar a los diferentes departamentos para obtener la información necesaria.  Las personas a cargo del plan de gestión deben de conocer perfectamente la empresa, en cuanto a la productividad, los competidores y el posicionamiento que actualmente tiene e restaurante dentro del mercado.

Para la obtención de la información interna se pueden realizar reuniones con los departamentos que se dedican al marketing, a la administración, a la distribución, a la atención al cliente, entre otros. De igual forma, las encuestas y estadísticas con clientes pueden arrojar mayores datos acerca del estado de la empresa. Una vez obtenida la información necesaria, se podrá definir las debilidades que yacen dentro de la compañía, siendo este el punto de partida.

Los datos permitirán el desarrollo y análisis de un esquema FODA, seguido por la planificación y delimitación de los objetivos de la empresa, es necesario que se tomen en cuenta aquellos que entran dentro de la categoría de específicos, medibles, alcanzables, relevantes y aquellos de corto plazo. Los objetivos deben de estar encaminados al crecimiento, a los elementos comerciales, y a los clientes que forman parte del negocio restaurantero.

Una vez delimitados los objetivos, se desarrollan estrategias que permitan e cumplimiento de los objetivos. Al momento de ser desarrollados, se debe de analizar el estado del restaurante porque si algo no funciona es necesario hacer correcciones para que el plan evolucione de forma positiva. Se pueden emplear indicadores que evalúen el desempeño de las estrategias que se planificaron, para saber si se están cumpliendo. De esta forma, con el uso de un plan de gestión comercial, en el restaurante se puede tener una mejor noción y manejo de la organización del negocio, y así enfocarse en el crecimiento y posicionamiento para aumentar las ventas y los comensales.